Blog

5 ideas para hacer tu propio cine en casa

Translation missing: es.5 ideas para hacer tu propio cine en casa
5 ideas para hacer tu propio cine en casa

No cabe duda de que una sala de cine tiene esa magia única que, sin importar nuestra edad, siempre nos genera fascinación.

El aroma a palomitas, la majestuosidad de la gran pantalla o el impresionante sonido que reverbera en nuestro propio cuerpo, son elementos que forman parte de una ceremonia muy especial.

Aunque, en demasiadas ocasiones, tratar de ver una película en el cine, puede convertirse en una experiencia muy frustrante: espectadores hablando, celulares encendidos, niños jugando…

Descubre las últimas tendencias en decoración en nuestro artículo de blog destacado.

Si eres un cinéfilo que necesitas eliminar cualquier distracción para poder disfrutar de una película, debes saber que hoy es posible crear un cine doméstico en tu propia casa, sin necesidad de hacer una gran inversión económica.  

A continuación, te mostraremos cómo puedes transformar cualquier estancia en una completa sala de proyección, para que puedas gozar de tus películas favoritas desde la comodidad de tu hogar.

1. Elige el espacio idóneo

El primer paso, y quizá el más importante, es escoger el lugar adecuado para hacer tu cine en casa.

Debes elegir un espacio que sea lo suficientemente grande para acomodar a toda tu familia y posibles invitados.

 

Elegir el espacio idóneo

Selecciona una habitación que no sea un sitio de paso, ni esté cerca de la puerta de entrada. Evita también aquellas habitaciones que compartan pared con el vecino, si quieres ahorrarle (y ahorrarte) molestias.

La sala de proyección no debería tener ventanas, ya que el sonido reverbera sobre el cristal. Esto generará una vibración molesta cuando el volumen aumente. Si eres mínimamente obsesivo, ya no serás capaz de escuchar otra cosa.

En caso de que todas tus habitaciones tengan ventanas, cúbrelas con cortinas gruesas que amortigüen y absorban las ondas acústicas.

Si tu casa cuenta con un sótano o una buhardilla amplios, considera la posibilidad de instalar ahí la sala de proyección. Estos espacios son ideales para montar tu cine en casa, porque tienen escasa iluminación y están separados del resto de las habitaciones.

2. Butacas y decoración

El tipo de asiento también es importante para poder disfrutar de las películas y otros eventos que vayas a visionar.

Te recomendamos elegir butacas reclinables con reposacabezas para que la experiencia sea 100 % satisfactoria. Este tipo de butacas ofrecen la comodidad y firmeza necesarias para relajarnos y mantener una buena postura.

Butacas y decoración

Sofás extremadamente blandos y grandes cojines tipo “puff” pueden parecer muy cómodos inicialmente, pero al cabo de unos minutos estarás cambiando de posición y buscando una mejor postura.

En el caso de que seas un amante del séptimo arte, incluso puedes decorar tu sala de proyección en casa con carteles de películas famosas, tus actores y actrices favoritos, o cualquier otro elemento que le aporte una atmósfera especial: viejos proyectores, estatuillas del Óscar, etc.

3. ¿Proyector o TV?

¿Quieres tener una experiencia inmersiva y envolvente, similar a la de una sala de cine comercial? Entonces la respuesta está clara: el proyector es la mejor elección.

La principal ventaja de un proyector doméstico es el gran formato de imagen que este ofrece. Ya que puedes lograr proyecciones en 90, 100 y hasta 120 pulgadas. Para conseguir un formato similar en una TV, el desembolso sería desorbitado e inalcanzable para la gran mayoría de los bolsillos.

¿Proyector o TV?

Para que te hagas una idea, la marca LG ha sacado al mercado una TV OLED de 97 pulgadas, con un precio por encima de los 25.000 dólares. Casi medio millón de pesos. Una locura ¿verdad?

Aunque los televisores de gama alta ofrecen imágenes con mayor nitidez y contraste, lo cierto es que un proyector doméstico es la mejor opción, en relación calidad-precio.

Además, en espacios oscuros, los televisores generan una mayor tensión y cansancio ocular que un proyector. Esto se debe a que las imágenes proyectadas sobre una pantalla apenas reflejan luz, mientras que una TV la emite directamente hacia nuestros ojos.

Eso sí, debes considerar que los proyectores requieren de una casi total oscuridad para poder disfrutar de una visualización óptima, ya que la luz ambiental puede difuminar la imagen en la pantalla de un proyector.

4. Pantalla

Si finalmente te decides por un proyector, el siguiente paso que debes dar será elegir la superficie donde proyectarás tus películas.

Algunas personas optan por pintar de blanco una de las paredes de la habitación, y utilizarla de pantalla. Es una opción, pero no la mejor. La superficie de una pared absorberá parte de la luz proyectada, y las imágenes se verán débiles y con poco contraste.

Pantalla

Sin duda, las pantallas con formato panorámico (16:9) son el complemento perfecto para aprovechar al máximo las ventajas de tu proyector.

La elección de una pantalla ha de realizarse en función del proyector, considerando sus características de brillo y formato máximo de proyección.

En cuanto a los diferentes tipos de pantalla, puedes encontrar pantallas fijas de pared, que quedan instaladas de forma permanente y son las más económicas. O, si lo prefieres, también están las pantallas retráctiles, manuales o motorizadas, que permanecen enrolladas en el techo cuando no son usadas.

5. «Make it loud!»

El sonido es otro elemento indispensable que hace la diferencia a la hora de disfrutar de un cine en casa.

Televisores y proyectores cuentan con bocinas integradas, pero su calidad y potencia no son las más adecuadas para crear una experiencia audiovisual satisfactoria.

La primera opción, por sencillez y precio, sería una barra de sonido. Estos dispositivos ofrecen un sonido de buena calidad, tienen varios altavoces en su interior y software que simula el sonido envolvente.

Make it loud!

Sin embargo, el sonido resultante de una barra de sonido, por muchos efectos de sonido 3D que tenga, nunca será equiparable a tener varios altavoces repartidos por la sala de proyección.

Si quieres crear un sistema de audio que te levante del asiento y te ponga los pelos de punta, debes incluir un receptor A/V multicanal con tecnología Dolby Atmos, con 1 altavoz frontal,  3 altavoces para el sonido surround o envolvente, y un subwoofer para los atronadores graves.

De esta manera, no solo estarás viendo cine. También lo estarás sintiendo.

Estas han sido 5 ideas básicas para hacer un cine en casa, pero también puedes añadir otras ideas a tu proyecto, en función de tu tiempo y presupuesto: insonorización profesional, iluminación LED adaptativa…

Si necesitas ayuda profesional para tu proyecto de cine en casa, te recomendamos que visites esta web especializada en Home Theater, audio e iluminación.

¡Que comience la función!

Leave a comment

All comments are moderated before being published.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.